jueves, 25 de junio de 2015

Animals Matter II

Carta abierta a veterinarios, profesores, autoridades universitarias, entidades animalistas, profesionales de derecho, alumnos y público en general.





Veterinaria, salud y bienestar animal

Hace tiempo, durante mi exposición sobre el tema del sufrimiento de los caballos respecto del manejo standar aceptado y esa vez dentro de ámbito mundial de las carrera ecuestres, intenté dar un pantallazo de la situación. Comencé diciendo que “los caballos de carreras sufren el abuso continuo por parte de la industria montada en el ambiente de las apuestas. Cuidadores, dueños, jockeys, entrenadores y veterinarios perpetúan el abuso y la explotación con su trabajo y complicidad en ese gran negocio. La mayoría de las veces lo hacen conscientemente, pero no en todos los casos. Los jóvenes caballos llevan una vida miserable, llenos de supuestos cuidados, pero sometidos a continuos malos manejos y abusos y e n un ambiente donde la única y real preocupación de todos es que sigan corriendo. Los veterinarios y resto del personal profesional trabajan en general por el dinero, y en la mayoría de los casos con el único objetivo de prolongar el uso ( y por ende el sufrimiento y la explotación) del animal para que se mantenga "en carrera" sin preocuparse en ningún momento por su salud real”. Enseguida recibí una respuesta sincera de un profesional que se sintió involucrado en este mensaje, el tema y mi denuncia. Este hombre me explicaba que no es del todo así, pues muchos profesionales de la veterinaria no están en ella solo por negocios o dinero, sino por simpatía y preocupación por los caballos. Probablemente existan los veterinarios que trabajen con caballos y no lo hagan con el objetivo de "prolongar el sufrimiento", que generalmente se preocupen y atiendan los problemas de salud y enfermedades que puedan presentar y, seguramente, lo realizan siempre con mucho amor y respeto por lo que hacen. Sin embargo, tenemos que poder discriminar en lo que se argumenta, cuando se habla de atención de la salud de un animal como así también ser sumamente precisos y honestos.

Qué cura la veterinaria no es lo mismo que a quién cura la veterinaria.

Cuando se habla de “los caballos” siempre cuesta un poco entender la contradicción intrínseca conque cuenta de por sí este tema, sin embargo, no es imposible. Para la gran mayoría de los profesionales, el caballo como máquina de correr de carne y hueso o como pedazo de carne complementario de un embutido, pareciera ser, conceptualmente, el mismo animal que el caballo que vive en mi jardín, pero...permítanme intentar explicarlo desde otra perspectiva.
Cuando hablamos de atender a la salud, o cuidar la salud, no estamos hablando de sanar una herida. Quien cura la herida en la pata del elefante de circo, producida por la cadena oxidada que lo retiene y somete a una vida miserable de soledad y abusos, de ninguna manera está atendiendo a la salud psíquica ni física de ese animal. Solo está sanando la piel del elefante para que no se infecte, no importa si es médico brujo, veterinario o enfermero y si lo hace por amor o por dinero. Por eso digo que, en este caso, lograr liberar al elefante de esa cadena y llegar a proporcionarle un modo de vida más sano, acorde con sus necesidades, sí, efectivamente, sería estar atendiendo la salud del elefante. Lo mismo ocurriría respecto del profesional a cargo de una orca en un estanque.
Así mismo hay otros aspectos similares para analizar incluso respecto de la salud. Tomemos, por ejemplo, la salud de las vacas, de las gallinas o de los chanchos. Estos animales son tomados y concebidos por la veterinaria más como cosas, meros productos alimenticios sin elaborar, que como seres.

No pretendo en este escrito cuestionar ni lo uno ni lo otro. Solo exponer los hechos y, si se quiere, echar luz sobre las contradicciones o paradojas. Con esto creo haber dejado más claro mi punto inicial como para continuar con el tema que me avoca que, en esta ocasión no son los animales, sino las personas, y principalmente aquellas que trabajan y estudian hoy en la salud animal.
Reconozco que hablar de salud o incluso bienestar animal es algo relativamente moderno, por lo menos más nuevo que la ciencia veterinaria. Esta parece haber nacido a la sombra de otras concepciones y búsquedas respecto de los animales , diferentes del bienestar de estos per sé. Claro que en las últimas décadas esta “ciencia” ha estado evolucionando en algunos aspectos debido , entre otras cosas, a la demanda de los dueños que necesitan lo que llamamos “animales de compañía”, la opinión pública general y los reclamos de los defensores de animales; pero a mi modo de ver , por las contradicciones expuestas más arriba, esto ya no alcanza. Creo que ha llegado el momento de aceptar la cosas y permitir el cambio. Por esto quiero relatar, esbozar y añadir, así como fundamentar brevemente un propuesta

Un cambio para las ciencias veterinarias y de la salud animal
En muchas otras disciplinas y profesiones existen diferenciaciones grandes entre sus estudios y profesiones aunque estas compartan las mismas materias incluso o propósitos similares: Arquitectura e ingeniería; enfermería, medicina y salubridad; policía, gendarmería, penitenciaría y leyes son un ejemplo. Por dicha razón, es necesario hacer un llamado que involucre necesariamente un proyecto dirigido a la Universidad Nacional como así también al Ministerio de Educación de la Nación, con una propuesta clara que separe, por un lado, la medicina animal propiamente dicha (que podría llamarse Ciencias veterinarias), y por otro lado, la enfermería de la sanidad animal y el trabajo para la industria alimenticia y gastronómica, pues como se ve claramente son disciplinas con actitudes sumamente distintas y con diferentes objetivos, así como también con virtudes totalmente opuestas. Esta clara escisión entre dos carreras diametralmente opuestas (u orientaciones diversas de la misma carrera) evitaría conflictos personales y éticos en los estudiantes y académicos, conflictos de intereses en los profesionales y profesores, y a la vez solucionaría situaciones insolubles que hoy en día aparecen en muchísimos ámbitos y aspectos generando mucho malestar social, contradicción académica, perjuicio educativo entre otros.

Algunos aspectos y fundamentos discriminatorios y explicativos de mi propuesta

Investigación
No es lo mismo la investigación por la preservación de la salud psicofísica del un animal como individuo o especie, que en lo referente a la sanidad mínima necesaria para su crianza como carne o producto alimenticio, farmacéutico, indumentario, etc

Ética profesional y coherencia interna.
El médico se debe a su paciente ( en este caso el animal en cuestión ) el veterinario se debe a su cliente ( el dueño del chancho o del novillo ).

Interés público. Hay muchísimas personas interesadas estudiar las ciencias de la salud y curación animal para salvar y curar animales y evitar su sufrimiento o extinción y otras muchísimas en mantenerlos comestibles y engordando para su faena o para sacar el mejor provecho de estos y sus crías.
Compromiso psicofísico , emocional y profesional de quien ejerce una u otra actividad. Quien se pasa la noche durmiendo junto a un paciente al borde de la muerte, no se ve afectado, creo, de la misma manera de quien hace su ronda sanitaria nocturna en un criadero de visones

Todos estos puntos estarían apoyados por la Ley 24.521 LEY DE EDUCACION SUPERIOR
pudiéndose comprobar en los siguientes artículos de la ley citados al final dejados aquí como ejemplo y de seguro por otra muchas más razones que se desarrollarían en el proyecto. Por otro lado también estarían en consonancia con lo que se denomina Bienestar Universitaria. Aqui les ofrezco una referencia:
Las líneas de trabajo diseñadas se orientan a promover la formación integral y de calidad del estudiante, fortaleciendo su capacidad de asociar el estudio con su proyecto de vida, e integrando este proyecto personal con el proyecto colectivo de desarrollo del país”. Programa de Políticas de Bienestar Universitario



Desde la perspectiva que aquí asumimos el Bienestar Universitario debe conceptualizarse como un ámbito transversal de promoción de la continuidad y finalización de los estudios superiores, en el que deben conjugarse distintas estrategias para que el tránsito por la Universidad sea lo menos disruptivo posible del estilo de vida, de los lazos sociales, de las formas de sociabilidad y de los modos de interpretar el mundo e intervenir en él que portan los alumnos que asisten a nuestras Universidades. En esa dirección, hemos diseñado distintas líneas de acción que vienen siendo trabajadas en forma sostenida y que, desde una mirada integradora, incluyen los avances alcanzados en los últimos tiempos en materia de derechos políticos, sociales y culturales; todos estos, aspectos inescindibles del bienestar estudiantil, que deben ser considerados y tenidos en cuenta a la hora de elaborar programas de acción e intervenciones estratégicas, asumiendo como horizonte colectivo la construcción de una sociedad cada vez más inclusiva, solidaria y democrática.” Programa de Políticas de Bienestar Universitario


Si una persona con fuertes creencias en la salud y el bienestar de los animales para poder recibirse de médico veterinario es obligada durante varios años a estudiar y praciticar lo que hoy se llama producción animal a mi perecer se estaría violentando su sensibilidad, su creencias, su ética, además de que esto es fuertemente disruptivo del estilo de vida, de los lazos sociales, de las formas de sociabilidad y de los modos de interpretar el mundo e intervenir en él ( sic. ) por lo cual, entre otras cosas. Sería también contrario a las políticas básicas del bienestar universitario.
La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por el modo en el que se trata a sus animales”. Mahatma Gandhi


Para finalizar quiero recordar que hemos dado últimamente un gran paso a nivel jurídico, sentando asi un precedente único en el mundo entero. La sentencia de la corte Argentina de conceder un habeas corpus a Sandra, la orangután, y su reconocimiento como persona no humana. Sigamos siendo pues ejemplo en el camino de respeto a los animales y a las personas (sobre todo a nuestros futuros profesionales), para todas regiones del mundo y sus naciones




Espero contar con vuestro apoyo  y  también firmar la petición
saludos



David Castro
davidnhe@gmail.com
--------------------------------------------------
artículo 4:
ARTICULO 4 - Son objetivos de la Educación Superior, además de los que establece la ley 24.195 en sus artículos 5, 6, 19 y 22: a) Formar científicos, profesionales y técnicos, que se caractericen por la solidez de su formación y por su compromiso con la sociedad de la que forman parte; b) Preparar para el ejercicio de la docencia en todos los niveles y modalidades del sistema educativo; c) Promover el desarrollo de la investigación y las creaciones artísticas, contribuyendo al desarrollo científico, tecnológico y cultural de la Nación; d) Garantizar crecientes niveles de calidad y excelencia en todas las opciones institucionales del sistema; e) Profundizar los procesos de democratización en la Educación Superior, contribuir a la distribución equitativa del conocimiento y asegurar la igualdad de oportunidades; f) Articular la oferta educativa de los diferentes tipos de instituciones que la integran; g) Promover una adecuada diversificación de los estudios de nivel superior, que atienda tanto a las expectativas y demandas de la población como a los requerimientos del sistema cultural y de la estructura productiva; h) Propender a un aprovechamiento integral de los recursos humanos y materiales asignados; i) Incrementar y diversificar las oportunidades de actualización, perfeccionamiento y reconversión para los integrantes del sistema y para sus egresados; j) Promover mecanismos asociativos para la resolución de los problemas nacionales, regionales, continentales y mundiales.

CAPITULO 2
DE LAS INSTITUCIONES DE EDUCACION NO UNIVERSITARIA (artículos 17 al 22)
artículo 17:
ARTICULO 17.- Las instituciones de educación superior no universitaria, tienen por funciones básicas: a) Formar y capacitar para el ejercicio de la docencia en los niveles no universitarios del sistema educativo; b) Proporcionar formación superior de carácter instrumental en las áreas humanísticas, sociales, técnico-profesionales y artísticas. Las mismas deberán estar vinculadas a la vida cultural y productiva local y regional.
artículo 27:
ARTICULO 27. - Las instituciones universitarias a que se refiere el artículo anterior, tienen por finalidad la generación y comunicación de conocimientos del más alto nivel en un clima de libertad, justicia y solidaridad, ofreciendo una formación cultural interdisciplinaria dirigida a la integración del saber así como una capacitación científica y profesional específica para las distintas carreras que en ellas se cursen, para beneficio del hombre y de la sociedad a la que pertenecen. Las instituciones que responden a la denominación de "Universidad" deben desarrollar su actividad en una variedad de áreas disciplinarias no afines, orgánicamente estructuradas en facultades, departamentos o unidades académicas equivalentes. Las instituciones que circunscriben su oferta académica a una sola área disciplinaria, se denominan Institutos Universitarios.
artículo 28:
ARTICULO 28. - Son funciones básicas de las instituciones universitarias: a) a) Formar y capacitar científicos, profesionales, docentes y técnicos, capaces de actuar con solidez profesional, responsabilidad, espíritu crítico y reflexivo, mentalidad creadora, sentido ético y sensibilidad social, atendiendo a las demandas individuales, en particular de las personas con discapacidad, desventaja o marginalidad, y a los requerimientos nacionales y regionales. b) Promover y desarrollar la investigación científica y tecnológica, los estudios humanísticos y las creaciones artísticas; c) Crear y difundir el conocimiento y la cultura en todas sus formas; d) Presevar la cultura nacional; e) Extender su acción y sus servicios a la comunidad, con el fin de contribuir a su desarrollo y transformación, estudiando en particular los problemas nacionales y regionales y prestando asistencia científica y técnica al Estado y a la comunidad.

ARTICULO 33. - Las instituciones universitarias deben promover la excelencia y asegurar la libertad académica, la igualdad de oportunidades y posibilidades, la jerarquización docente, la corresponsabilidad de todos los miembros de la comunidad universitaria, así como la convivencia pluralista de corrientes, teorías y líneas de investigación. Cuando se trate de instituciones universitarias privadas, dicho pluralismo se entenderá en un contexto de respeto a las cosmovisiones y valores expresamente declarados en sus estatutos.



lunes, 15 de junio de 2015

Won't you please, please help me?

Carta abierta a los amantes de los caballos, profesionales, terapeutas,  shamanes, y otros trabajadores del mundo animal.


En principio, los invito a ver este capítulo de South Park (El capítulo completo está más abajo en las notas para quienes necesiten verlo todo).


¿Terapia y ayuda para quién ?

A mi entender, esta madre, que necesitaba un amigo y crió a su hijo intentando también curar su soledad y abandono, parece haber sido la causa de la demanda del niño, su violencia, y su imitación del adulto que pensó en la necesidad y requerimientos propios. A su vez esa actitud desplegada por el niño ( cómo un niño podría hacerlo, no como agente moral, sino como niño) parece ser el problema de conducta. ¿no es cierto? César solo hace lo que sabe hacer: someter, imponerse y enseñarle a su cliente a dejar claro sus reglas, como cualquier otro domador o entrenador.

Los caballos no tienen problemas de conducta y, generalmente, los niños, si los tienen, hay una razón. Claro que se entiende que entre los seres humanos sea aceptable reprimir socialmente a quienes no se adaptan al régimen de violencia circundante de las maneras esperadas. Podemos, como en este dibujo, imponernos de maneras más o menos inteligentes y violentas para lograr así la adaptación del individuo a nuestras normas sociales.
Por eso, quizás lo que estamos haciendo tenga mucho para analizar. En principio, me parece que el crecimiento, la compresión y la respuesta real que ese niño ( individuo ) necesita se vuelve a sacrificar en aras de su adaptación al sistema. Un sistema, no levemente defectuoso o con algunas dificultades resolubles, sino profundamente enfermo y autoritario, del cual contínuamente aborrecemos la violencia ejercida hacia los débiles, la mujeres, los desprotegidos u otras minorías sociales. Si bien nuestra intención es ayudar o sanar, lo que hacemos es perpetuar distintos grados de violencia e imposición utilizados para subsanar la falta de empatía, el respeto, la aceptación, la verdadera actitud convivencial (entre nosotros y con otras especies). Afirma Laura Gutman (2): 

Los niños necesitamos al adulto maternal para sobrevivir. Necesitamos contención, calor, protección corporal permanente, disponibilidad y cercanía emocional de nuestra madre que media entre el mundo externo y nosotros.
Sin embargo esa no ha sido nuestra vivencia infantil. Casi todos hemos experimentado un nivel de hostilidad y de distancia emocional que nos ha obligado a desarrollar ciertos mecanismos de supervivencia frente a diferentes niveles de soledad, abandono, violencia activa o pasiva, desprecio, humillación, desatención o distancia emocional. Esos mecanismos están descritos en varios libros que he publicado y que demuestran cómo se perpetúa la violencia en el mundo(1)Los mecanismos de supervivencia serán análogos a la violencia recibida. Aprenderemos a usarlos en cada circunstancia, cada ámbito, cada vínculo afectivo con el propósito de salvarnos incluso si el otro -quien sea- termina herido. Esos mecanismos -que son diversos y que no los describiré en el presente artículo- los aprendemos durante nuestra infancia, los aceitamos durante la adolescencia y los desplegamos durante la adultez, de modo inconsciente. Que sean reacciones inconscientes o automáticas, es decir que explotemos, castiguemos, humillemos, despreciemos o sometamos al otro “sin darnos cuenta”, no nos quita responsabilidad a los adultos. Justamente nuestra obligación es comprender nuestros automáticos".


Las actividades asistidas con animales dentro del esquema de maltrato y el mal manejo de los animales en general

Al igual que con nuestras propias crías, lo que hacemos con los caballos es violentarlos de muchas maneras, no los respetamos al sentirlos nacidos a nuestro servicio o para nuestras demandas. Estas pueden ser de carne y salchichas o de terapias ecuestres (terapias o clases de auto afirmación, necesarias en un sistema que nos agrede y nos hace necesitarlas). No estoy simplificando por demás, sino que trato de despejar las ecuaciones para que quede expuesto lo que subyace y persiste, tanto en estas metodologías naturales, y supuestamente respetuosas, como en la misma situación aplicada a los caballos de las sesiones de aprendizaje y las terapias ecuestres. Sigo insistiendo en las intenciones, pero no me estoy refiriendo a la buena intención del terapeuta o el amante de los caballos. Me refiero al propósito con el cual las herramientas, las técnicas y las metodologías fueron creadas y pensadas. Aludo al shock neurocranial, al movimiento de sierra o la “suave presión” de las manos y al hierro en sí. También hablo del sometimiento, la indefensión aprendida, y la sujeción que pretende poner a un caballo dentro de una terapia y un ejercicio pensado en función de un requerimiento o divertimento humano. Eso no es libre y espontánea interacción, tampoco respeto. Hay realmente un largo proceso y mucho para cambiar para llegar a esto último y que los caballos ( o los niños ) no terminen pagando los platos rotos. ¿No les parece ?
Desde hace mucho tiempo vengo explicando y profundizando sobre este tema. Sin embrago, pareciera que no se llegara a comprender en toda su magnitud. Por dicha razón, intentaré cambiar el enfoque y proponer, así, algo más para la reflexión.

Mi propuesta, modesta en definitva, intenta de alguna manera hacer un ejercicio de reflexión y de empatía.
¿Quieren hacer terapias que realmente respeten a los caballos?.
1 Lo primero que tenemos que hacer es poner el bienestar y el respeto de los caballos ( u otros animales) por encima de todo.
2 Debemos generar las situaciones necesarias para que siempre exista dicha primacía. Esto requiere de, por un lado una verdadera formación hipológica respetuosa entre los profesionales y las personas con los caballos; y por el otro, unas condiciones de vida (apropiadas a la naturaleza del caballo ) y de interacción entre caballos y personas muy cuidadas y respetuosas, así como también un plan a largo plazo.
3 Las actividades no deben estar orientadas a ayudar a las personas, sino a los caballos. Claro que esto ayudará a las personas y por supuesto los que estarían allí para ayudar a las personas son los profesionales, formadores y terapeutas, pues es de estos la responsabilidad (y si se quiere, para esto fueron contratados ). 
Estas son algunas pautas para empezar y puntos sobre los que debemos reflexionar para cambiar, de esta manera, nuestra "visión". Por supuesto que existen infinitos puntos aun por tratar, pero supongo que con eso bastará, en principio, para ofrecerles una idea de lo que estoy proponiendo. Mientras esto anteriormente dicho no exista o no se tenga en cuenta, no importará si es EAGALA, la FEI, la NHE o Martin Luther King quienes que certifiquen las terapias.

Voy a extender la propuesta a una invitación. Tengo la intención de organizar un sistema de formación no solo para quien desee aprender, sino también para quienes deseen,  como yo, ofrecer una alternativa a este tipo de actividades terapéuticas y de formación. Una elección realmente respetuosa, consonante y coherente con las intenciones que este tipo de actividades suelen manifestar. Estoy convencido de que, desde una nueva mirada hacia los caballos y un intenso respeto por ellos, podremos lograr construir una propuesta de estas características. Por lo menos podemos intentarlo con honestidad, sinceridad hacia nosotros mismos y respeto a los caballos y otros animales, así como con mucho esfuerzo determinación y juego.
Por otro lado veo que este puede ser un proyecto sanador y restaurador, no solo para nosotros sino, también, para los caballos. Los interesados pueden ponerse en contacto conmigo.

Saludos

David Castro, davidnhe@gmail.com NHE representative en Argentina, autor del libro El Silencio de los Caballos.


----------------------------
Capitulo completo 1. https://www.youtube.com/watch?v=HD8bhgaC2W4                                                                            2.  https://www.youtube.com/watch?v=7yiIob5-L88                                           
  1. Pueden leer también a Humberto Maturana, Casilda Rodrigañez, Riane Eisler, Barbara Duden o Robert Sapolsky y Frans de Wall y van a encontrar sentido de lo que dice respecto de los individuos criados en la violencia, la falta de empatía y de afectividad.
  2. http://us2.campaign-archive2.com/?u=a7434562f1f27991727b71513&id=b956ba8a12&e=4bfe4aeedb
Lecturas complementarias de David Castro


El Silencio de los Caballos. 2015

Del libro Y le susurre al caballo y otros escritos. También en este Blog
Hipoterapias, yo estoy bien, ¿tu estas bien?
Coach inc.
Para aprender a levantarnos
Animals Matter



miércoles, 3 de junio de 2015

Animals matter




- ¡Que Miseria Che ! Que Miseria ¿Sabes lo que tenían para comer? 
- ¡Empanadas!
- Tres... Me partieron el alma. Tres empanadas que le sobraron de ayer. Para dos personas , Dios mio qué poco se puede hacer por la gente !  
- Y Si
                                                     Esperando la Carroza*     


¡Con tanta miseria en el mundo, qué poco se puede hacer por los animales !, dijo algún político.



Durante la presentación del Libro el silencio de los caballos comencé diciendo que durante las charlas suelo expresar mis ideas en una especie de abanico, o de árbol que se va ramificando y es por eso que a veces son más las puertas y los interrogantes que se abren que las respuestas o los temas que quedan cerrados. Un cuestionamiento que se me hizo, quedo de alguna manera sin respuesta y como anduvo ando vueltas en mi cabeza ayer, terminó convirtiéndose en esta breve reflexión que sigue:
La "pregunta" que se me hizo durante la presentación del mi libro es ¿ porqué pensar tanto en los caballos ( y otros animales ) cuando hay tanta injusticia en el mundo respecto de las personas, tanto sufrimiento por parte de otros de nuestra especie?. 
No creo ver la relación entre una cosa y otra, o sea, no veo contradicción o problema alguno, ¿tal vez el argumento de la pregunta propone una urgencia o una agenda que desconozco? No veo porqué no debería tratar bien a mi perro o a otros animales con los que me relaciono, ¿cual sería la excusa? Ni aunque trabaje en la cruz roja y este saliendo hacia Nepal, tendría sentido dejarlo atado sin agua y sin comida o no compadecerme del sufrimiento de un oso polar que mira la pared de su cárcel en un zoo.


Es más, mi libro propone como tema central al caballo y otros animales pero reflexiona sobre nosotros y nuestra sociedad humana. Lo único que tiene de particular es que compila información, dice cosas y habla de realidades que nunca antes se han dicho sobre estos, tal vez por desconocimiento o porque no se han querido decir.
Aquí no se trata de una cuestión de lobby, de que cada vez que ponemos la lupa o develamos algo sobre los padecimientos de otras especies (por abuso, mal manejo incomprensión o cualquier otra razón), estamos traicionando los intereses de la nuestra. Si no de intentar develar los mecanismos que nos esclavizan a nosotros mismo y a otras especies que proclamamos amar y respetar.

Los mismos mecanismos que nos avalan para justificar el sometimiento hacia otros de nuestra especie o la falta de empatía hacia ellos, yo creo es lo que opera en todos los aspectos de nuestra existencia humana oprimiendo así a otros seres que comparten nuestra tierra. Y estos mecanismos, si bien se tiñen de los matices de cada época, no están sostenidos desde lo social lo político o religioso, sino por una trama más compleja de actitudes, elecciones y mecanismos ( patrones ) culturales muy antiguos y arraigados en occidente, como la domesticación, el patriarcado, el utilitarismo, y la lucha contra la naturaleza y en el último siglo la guerra contra valores vernáculos y los modos de subsistencia.


"Había una vez un circo que alegraba siempre el corazón"

Esta persona pregunto también y casi en la misma pregunta, durante la presentación ¿cuál sería la relación ideal con el caballo?. Esa es una pregunta larga de contestar puesto que los ideales forman parte de una serie de valores particulares y también e incluso culturales por lo cual la respuesta podría variar diametralmente de una persona a otra, de una cultura y de una época a otra. Lo que sí puedo decir que sería ideal respecto de la relación, tanto para el caballo como para las personas, es que, quien quiera estar con caballos, estudie y conozca a los caballos de verdad, pues respecto de ellos estamos plagados de mentiras , falacias y asunciones totalmente erradas o tergiversadas. Esa es una buena base para cualquier relación con los caballos, sea esta ideal o no. Estaría así basada en los hechos y no en fantasías.

-------------------------


* Esperando la carroza es una película argentina cómica de 1985 dirigida por Alejandro Doria y protagonizada por China Zorrilla, Luis Brandoni, Antonio Gasalla, Mónica Villa, Betiana Blum, Julio De Grazia, Juan Manuel Tenuta, Lidia Catalano, Andrea Tenuta, Enrique Pinti y Darío Grandinetti.